jueves, 13 de octubre de 2016

Ha llegado el otoño

Yo sabía que esto iba a pasar. Lo sabía, de verdad. Intenté ponerle remedio. Fue allá por marzo, en primavera. Nadie quiso hacerme caso. Poco remedio queda. No sé qué vamos a hacer. 

¿No te da vergüenza vender tu amor? Por unas gotas de perfume. O de lluvia. O de todo en general. Yo, quiero vino. Y ya no tengo tos. Ambas cosas son motivo de alegría. O quizá no. 

viernes, 16 de septiembre de 2016

Brindemos

No sé en qué momento fue que pasé de admirar a sentir, de sentir a querer, de querer a odiar y de odiar a ser indiferente. No sé en qué momento, pero ese, y otros tantos, me han dado posiblemente todo aquello que merece la pena. Y eso es motivo más que suficiente para alzar las copas y brindar. Fuerte. 

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Capítulo 93

De la palabra a los actos, che; en general sin verba no hay res. Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al verse. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto. Pero estoy solo en mi pieza, caigo en artilugios de escriba, las perras negras se vengan cómo pueden, me mordisquean desde abajo de la mesa. ¿Se dice abajo o debajo? Lo mismo te muerden.

Rayuela, Julio Cortázar 

domingo, 4 de septiembre de 2016

Tanto amor, tanto daño

Este, y no otro, es el momento en el que, aunque debería estar durmiendo, y con urgencia, estoy aporreando teclas y pasando calor y joder qué lejos tengo la botella de agua. Estoy así aquí y ahora y no creo que sea mi culpa. Puede que en otros momentos lo fuese, pero ahora mismo no.

Y no es casualidad que lo diga ahora. No es casualidad, porque nos dimos tanto amor y nos hicimos tanto daño que tengo que escribirlo para estar en paz.

domingo, 28 de agosto de 2016

sábado, 27 de agosto de 2016

Agosto: lecciones y distancia

Después de que julio fuese un mes de tropiezos, este agosto está siendo un mes de lecciones. Le quedan apenas unos días, pero yo tengo que escribirlo ahora. Porque es ahora mismo cuando me sale. Porque es ahora mismo cuando lo siento.

Supongo que digo todos los años lo mismo, que agosto es un mes de empezar cosas, aunque siempre haya alguna que se me resiste unos días mas. Pero ahora mismo, que hace calor, que menuda tarde de playa, que me resisto a dormir sólo con una sábana, puedo decir que todo ha cambiado. No sé si para mejor o para peor. Pero para diferente, seguro. 

No hace falta ya que sea viernes para que los vasos lleven azúcar pegado en los bordes. Ni para aprender cosas sobre la vida de los gatos. Y tampoco está mal bailar éxitos del 2012 porque sí, porque está habitación es grande y tengo espacio. Y así, otras miles de cosas más, como por ejemplo, que la distancia es solamente eso, distancia. Un número de kilómetros que tienen tanta importancia como uno quiera darle. Y ya. 

miércoles, 24 de agosto de 2016

¡Estamos de aniversario!

Hoy este blog cumple ocho años. Ocho, con letra y no con número. Manías.

Ocho años y aún hay gente que me lee. Gracias por la paciencia. 

miércoles, 17 de agosto de 2016

Normalidad

La absoluta necesidad de normalidad me lleva a escribir esto mientras estoy en un autobús. Un autobús que por cierto no es ni urbano, ni rojo, pero es de vuelta, que es lo que importa. Porque los billetes de vuelta siempre son más difíciles de comprar. La vuelta siempre es más corta. Aunque tengas que esperar una hora en la parada. Una hora no es nada. La normalidad tarda más que una hora. Mucho más. 

martes, 16 de agosto de 2016

Qué calor

Hace demasiado calor como para pensar de manera clara. El mismo calor que hacía exactamente un par de semanas, pero a muchos kilómetros de aquí. Y no es fácil de llevar.

lunes, 15 de agosto de 2016

Confusión

Del lat. confusio, -ōnis.

1. f. Acción y efecto de confundir (‖ mezclar).
2. f. Acción y efecto de confundir (‖ desconcertar).
3. f. Perplejidad, desasosiego, turbación de ánimo.
4. f. Equivocación, error.
5. f. Abatimiento, humillación.
6. f. Der. Modo de extinguirse las obligaciones por reunirse en una misma persona el crédito y la deuda.
7. f. p. us. Afrenta, ignominia.