sábado, 28 de abril de 2012

No, no son versos

No hay nada peor que lo que no te dije, amor.
Y si algo tiene que romper, caerá.

miércoles, 18 de abril de 2012

You're the apple of my eye

Me conformaría con seguir a este ritmo. Buscarle la razón es más difícil que resolver ecuaciones de segundo grado, o que resolver simplemente, porque hay lenguas donde necesitas dos palabras para simplemente resolver. Me visto de investigador, detective, periodista, se me mancha el paraguas porque el suelo del coche está sucio, pero no hay mal que cien años dure. No hay mal, ni mancha tampoco.

Vuelve a llover, y ¡qué manía de estropear canciones!

martes, 10 de abril de 2012

Nos lo robaron todo

A esta edad, el mundo estaba dejando de volverse loco. No se escuchaba bien, se pisaba el cable. No hacía mucho tiempo que habían empezado a prohibírmelo todo, cada día un poco más. Se me escapa de las manos, pero eso ya es historia vieja y gastada, perdida en los charcos, no sé dónde puede estar mi paraguas, no lo encuentro por ninguna parte, pero tampoco es que me haga una excesiva falta, simplemente es que soy una sentimental y lo echo de menos. Y al que va debajo del paraguas, aunque no quiere, también. Lo de ser sentimental no se olvida de un día para otro.
Por el resto, no debo tener buena cara debajo de la luz fluorescente. No me gusta la luz fluorescente, no hay nada que tenga un color más artificial. Pero de lo que sí debo tener cara es de saber hablar italiano, si no, no me lo explico. El problema viene cuando no es verdad. Cuando es mentira. Es mentira igual que lo que me escribiste anoche. Es mentira igual que todo. Es mentira, como siempre. Y buen día dejaremos de caer.

domingo, 8 de abril de 2012

Tú también odiarás a John Boy

Si le quito la pila al despertador, este barrio se hunde en el silencio absoluto. Ten cuidado, no desates el viento al cerrar los ojos. Ya nos llega con lo que hay.
Tras los últimos acontecimientos, he de anunciar que nos costó arrancar, pero ahora vamos a buen ritmo. ¡Y mira que horas son!


lunes, 2 de abril de 2012

¡Ya es abril!

Recuerda, querida, que nunca nadie es como dice ser ni como tú imaginas que es. Siempre hay una tercera versión. Una tercera persona, masculino, singular.
Sí, de nuevo. Me repito y pienso en lo bien que nos han sentado las últimas primaveras.

domingo, 1 de abril de 2012

Adrián

¡Qué voy a decirte después de correr sobre el asfalto ardiendo a las afueras de esta maldita ciudad de cristal! Que hace mucho que se abrió la puerta. Que pasa tú primero. Que huele a mandarinas. Que las gafas, de color azul, me hacen falta para ver. Que no te puedo llevar hoy unos pantalones rojos, pero sí puedo pedirte que entres bien en los veintitrés.

Feliz cumpleaños




martes, 27 de marzo de 2012

Martes. Después del lunes

Me pica por fuera, pero lo peor de todo es que pica por dentro. No son los caramelos de mora, masticables, ni el chocolate negro. No. Es todo mi egoísmo, las horas que desperdiciamos riendo, todo el jabón que me entra en los ojos. No es alergia, es egoísmo. Acuérdate bien. Es toda esta maldita intensidad, hambrienta, furiosa, que está a punto de reventar, pero no sé si llegaremos a tiempo.

sábado, 24 de marzo de 2012

Y ¿cómo sabes tú que yo estoy loca?, le preguntó Alicia. Has de estarlo a la fuerza, le contestó el Gato, de lo contrario no habrías venido aquí

Alicia en el País de las Maravillas
Lewis Carroll

miércoles, 21 de marzo de 2012

Primavera

Ella, como pronombre, no como primavera, se pasó las tardes de invierno pensando en el final de febrero, en las tardes de abril y la alergia que tiene al cambio de estación. Le pidió muchas veces al invierno que se fuera, que ya estaba bien de tanto frío, de tanto esconderse, de tanto pasar las horas, entre letras, entre lluvia, entre días que se van sin más.
Egoísta, le gritó la primavera, me suplicaste que viniese y ahora estás triste. Permíteme que haga una corrección: las personas no están tristes, las personas son tristes. Y muchos pronombres no saben diferenciar entre el verbo ser y estar.