Mostrando entradas con la etiqueta Gramática profunda. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gramática profunda. Mostrar todas las entradas

domingo, 26 de diciembre de 2010

Pourquoi ne pas nous dire quelque chose avant?

¿Te acuerdas de que hubo una vez que yo quería aprender a conjugar verbos en francés? Me fue imposible, mi libro se fue, sus páginas volaron con billete barato. Me fue imposible, se me va la fuerza por la boca y no sé colocarla en los múltiples acentos que tendrían todos sus tiempos. Y mírame ahora, se me dio por lo sajón y mañana aplaudiría sólo porque la nariz no se me pusiese roja.
Diría Picasso ahora, o eso pienso yo, eso de que las musas te pillen trabajando. Tienes miles de lápices nuevos. Y si te los dejas dentro del pupitre me sobran ceras de colores. Porque hubo un tiempo en el que quería estudiar arte, aunque a los demás no les gustaba. A los demás sigue sin gustarles y yo ya no sé dibujar más que corazones en los libros que ya no uso para estudiar. Y respiro. Mañana, tu aliento. Comida china. Luces de Navidad. Verde de botellas que quieren ser azules. Domingo, gente, coches blancos. Cada vez me sale más caro llegar. Cada vez mis frases son más diferentes entre sí. Puede ser que tenga que volver a la inspiración irregular.
Malditas musas.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Retrospectiva

¿Conoces la ley de la oferta y la demanda? Pues ahora todo se reduce a eso. Las flores, el viento, las palabras que riman con enero. Y supongo que al final, pues te mueres y ya está. Nunca quise rimar, pero mañana podíamos poner la cámara en el suelo y dejar que se dispare sola. En blanco y negro. Allí arriba hay una escalera de caracol a la que iba puntualmente. Once de la mañana. Siete años. Ocho. Nueve. Sobre los doce ya me hacía daño, ya me hacían daño, ya no había vuelta atrás. A los veintiuno rompiste con tu voz la almohada. Y al principio fue que no, pero llevabas gafas de sol, y ah, amigo, a eso no hay mortal que se resista.

Y cincuenta metros más adelante llega la falta de ortografía y después... ¿y después?

viernes, 18 de junio de 2010

Es probable que no me haya dicho muchas más que tres palabras en el tiempo que pudimos compartir. Se resume en una foto en blanco y negro, un pañuelo de flores y leer el periódico sin gafas. A mi no es que me haya importado nunca mucho, pero quizá es de esas cosas que se van agradeciendo con los años.
Otra de las cosas que se van agradeciendo con los años son los días de colores. Primero vienen los de color rojo, y una vez ahi, tras haber sujetado bien fuerte los de color verde, comienzan a venir los días negros. Vienen con un sol radiante y más de veinte grados en los termómetros. Pero lo hacen para engañar, para que uno se confíe y no le de la menor importancia a los colores. Los días negros no son de mis favoritos. Me suele gustar que terminen antes de empezar siquiera.  Diría que ya está bien de días negros, que me gustan más los verdes y no sé por qué te empeñas en que no los tenga. Y tampoco sé por qué me empeño en que se me entienda, si por mucho que hable de colores, sigo escribiendo en gris.

miércoles, 23 de septiembre de 2009

No sé escribir canciones. Lo intento, pero no me sale. Y así no escribo canciones, porque además él no sabe cantar. Por lo demás, los kilómetros se cuentan hacia atrás, se termina en cero. Los vecinos no escuchan, los gatos sí miran, las luces no mienten. El rock and roll hace falta. Sus versos también.

Y yo me limpio los labios, que aun me quedan muchos besos que guardar.

lunes, 24 de agosto de 2009

Gasto las horas en repasar gerundios. Qué poco me gustan los gerundios. Me espera ahora una vida sin verla. Eso tampoco me gusta, pero a diferencia de los gerundios, es algo imposible de evitar. No tengo hambre, ni sueño, ni ganas de cantar, ni ánimo de ir a tumbarme a la hierba a contar las pocas estrellas que las farolas me dejan ver sin gafas. Y así, gasto y gasto, y me van a dar más de las mil. Aun encima del edredón, con la almohada en el suelo. Con el ordenador encendido. Con su anillo en mi dedo.
Mañana pide cena para dos. Sabes que te dejaré más de la mitad.

jueves, 9 de julio de 2009

La ley

Enamorarse no entraba dentro de la ley. Tenía seis puntos y no los recuerdo bien, pero el amor, no, eso no entraba. Ni dentro, ni fuera, ni donde se quisiera posar. Yo el amor lo llevodentro. No lo enseño mucho no vaya a ser que se me gaste. O que me lo roben, lo que podría ser peor. Eso lo aprendí tras pasar moche si y noche también escuchando canciones de amor con batería fondo, llenas de ratas y alcohol. Yo entonces era algo inocente y buscaba siempre el momento perfecto.
Ella siempre me repetía que cualquier momento era perfecto,
que no había que buscarlo. Pero prefería no hacerle caso.
Yo distribuyo la música por estaciones.
Caliento la leche sólo en invierno,
el resto del año no me hace falta.
Y uso la bicicleta sólo en verano, que no llueve.
Que si llueve, el suelo resbala.

sábado, 6 de junio de 2009


Declaro que las últimas seis letras que he tecleado esta noche han sido mi mayor acto de valentía.


(Salta por la ventana, valiente)

sábado, 11 de abril de 2009

Tercera persona del singular



Ella come la otra mitad de mi cena para dos. Y así la cocina de mi casa no parece tan vacía. Con un solo cubierto, sin esperanza.
Ella
se ríe cuando no le hago caso al despertador y después protesto porque voy a llegar tarde, ya que soy muy dada a que se me peguen las sábanas.
Ella
pone los puntos sobre mis íes, corrige mis faltas de ortografía, me regala comas para que pare un momento y respire.
Ella
me mira y me pide que vayamos a dar una vuelta, aunque sabe que diré que no, que tengo mucho que hacer, que no puedo.
Ella tira de mí cada día.
Ella
me hace zumo de naranja por las mañanas y protagoniza mis textos, inspira mis palabras.

Ella me susurra palabras en francés cuando no puedo dormirme. No las entiendo, pero me gustan. Podría estar insultándome, si. Pero dejaría que lo hiciera mientras siguiese sonando así de bonito.

martes, 31 de marzo de 2009

He escrito un texto nuevo.

Yo no quería hacerlo, pero me salió solo. Me salió cuando andaba peleándome con un plano. Hacía muchos años que no tenía un plano en las manos. Aquí, donde vivo, ha dejado de tener secretos para mí hace ya demasiado tiempo, que ya ni me acuerdo de cuando los rincones podían sorprenderme. Esto va así: no soy ni de aquí ni de allá. No sé si ya volví, si realmente me fui. Si me he ido. Tú no me ves. Yo te sustituyo con letras, con palabras, con pasos en calles con la acera aun mojada de la lluvia de madrugada.



Me pica la experiencia, no sé dónde la cogí, ni quién me la contagió, pero ahora ya es tarde. Ahora, hazme reír como tú sabes. Siempre fui una ignorante. Nunca quise descubrir qué había detrás de las paredes. Lo creia de cotillas. Y ahora pago por ello. Nada me pertenece porque quizá nunca quise ser dueña de nada.
(Y a la nada uno no se puede agarrar)

domingo, 25 de enero de 2009

Rima consonante

El problema es que hay demasiados poetas y yo me enamoro de todos y cada uno como si tuviese trece años. Maldita sea, tira de mi brazo todo lo que te haga falta hasta que acceda a irme contigo. Malo será que reviente.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Tinta azul marino

Y es que acostumbro a cometer errores, forma parte de mi propia naturaleza, y no lo puedo evitar. Es de estas cosas que nunca jamás vas a poder parar y te da igual. Tú sigues viviendo hacia delante, y si hay que ir mirando al suelo, vas y miras, porque te lo mandan y eres así de tonto. Dime, ¿qué es lo que te queda por decirme? Yo llevo tantas cosas dentro que algún día mi mochila reventará y después tendré que recoger todo lo que caiga. Todo. Uno por uno. Y entonces me llevaré sólo un bolígrafo conmigo. Le voy a pedir a ese niño que espera en la esquina que escriba tu nombre en la pared, que yo tengo miedo de gastártelo. Y después voy a usarlo yo para decirte por escrito todo lo que no supe decir antes. Te lo pintaré en las paredes, en lo bancos de los parques, en cada uno de los hierros de la Torre Eiffel. En todos los lugares que puedas imaginar. Y en los que no. Mírame y dime que tienes ganas. O no lo hagas. Méteme dentro de tu maleta, ocupo poco. Haz lo que quieras.

domingo, 24 de agosto de 2008

Él y ella

A pesar de que arde en deseos de que sus sueños más inconfesables los protagonice un ella, hay un él. Si, hay un él. Es el que se empeña en revolver sus sábanas cada día y dejar la cama hecha un desastre. Que hace que todas, absolutamente todas las noches, se acuerde de él antes de dormir y por la mañana, al levantarse. Eso, suponiendo que duerma y no se pase las horas mirando al techo en la oscuridad. Le hace pensar en canciones en inglés, le escribe cartas de amor en viñetas y nunca se va hasta que abre los ojos del todo para demostrarle que sigue despierta.

Hay un él y él lo sabe. Yo hago como que no sé que lo sabe. Y así le dedico versos y canciones a ella. Y a él, si se da el caso

Introducción-nudo-desenlace



Arte manual para solucionar problemas de andar por casa. Nada más práctico. Nada mejor. Fuera hace sol. Mi corazón se ha vuelto de plástico. Y lo llevo colgado por no deshacerme de él, aunque sé que el cordón romperá. Ya no te echo de menos. Ya no escribo de amor. Ya no escribo recuerdos. Ya no hay canciones románticas, ya no. Sólo me dedico a matar el tiempo bajo el sol. Sin ti. Sin corazón. Sin compasión.

El primero

Asteriscos, positivos, hermanos pequeños, secretos, líneas "suspensivas", enfados y puntos discontinuos. Rojo carmín, azul petróleo, verde manzana, amarillo canario, blanco roto, negro azabache, gris marengo y naranja butano. Zara, bershka y pull & bear. Hello kitty, Spider-man, Snoopy, Zipi&Zape, Curro, Cobi, Wonderwoman, Daredevil y Elektra. Converse all star. Productos notables dentro de Matrix. La one mariposita que fly on de garden. Peter Parker. Marta, Sebas, Guille y los demás. a, b, c, d, x, y, z. Menta, chocolate, sandía y melón. 100% pura lana virgen. La Viuda negra y iron man. Lavar a máquina máximo 30ºC. ¿Angel or devil? Ángeles de Charlie, Sunday,bloody Sunday, Sexo, drogas y rock & roll. 8x1= 8. Sal, pimienta, perlas y azúcar. The O.C., Final Fantasy X. Vestidos, negros, calcetines naranjas, bolsos de charol, zapatos rojos y limonada bien fresquita. 4 horas con Santi y 5 horas con Mario. Café y confesiones. Vive con la muerte, muere con la vida, baila un tango con la tristeza, lava en seco, bucea con ositos de gominola, duerme con la alegría, besa a la duda, da un paso a frente con la timidez, salta a la cuerda con la curiosidad, canta con el odio, muerde con la pasión, visítame en diciembre, envuélvete en la felicidad, roba una sonrisa, respeta al miedo, vete de compras con la misantropía, báñate en una lágrima, fala galego, escúpele al respeto, lee tu destino, ahógate en un vaso de agua. Are you still having fun? Que se note que has vivido. Peces de colores, a rayas, cuadros y topos. Con flores y algún que otro dibujo extraño. Caballitos de mar que galopan al viento. hierba que crece lentamente. Flores que sonríen a las nubes. Árboles sin hojas en pleno agosto, que florecen en diciembre. Hierba roja, amapolas verdes. 10 de enero, 4,16 y 24 de febrero, 21 de marzo, 27 de mayo, 10 de agosto, 20 de septiembre, 20 de diciembre. 20 de abril del 90. 7 de enero del 2000. Mayo del 68. Abril del 57. Octubre del 98. Barcelona 92. Agosto del 36. Wake me up when September ends. I never really knew that she can dance like this. Dicen que dicen que anuncian que existe. I Can´t live with or without you. All around the world. Bienvenidos a los hijos del Rock and Roll. Zippers&your pearls, hey girl. Miro tu jersey azul, me gusta que huela a ti. Say goodnight and go. Eso somos tú y yo, el cielo y el suelo, putadas y amor, pereza y desvelo, lija y terciopelo. So if you're lonely, you know I'm here waiting for you. Tied to the Ninetees. Todo, todo, todo, todo, yo quiero contigo todo, poco, muy poco a poco, poco, que venga la magia y estemos solos. Jacqueline was seventeen... Y cuando acabó de zurzir las heridas de las noches mal dormidas llegué yo. I'm still haven´t found what I´m looking for. And birds go flying at speed of sound. Y no puedo dormir desde que me dicen que también piensas en mí. Duerme conmigo, yo te canto, te arrullo, te arropo, te abrigo, te mimo. I can´t believe that I tried to freeze your heart. Decía que tenía el corazón alicatado hasta el techo, que a ver si no podía hacerle yo una cenefa a besos. I've heard it all before. And she will be loved.

Dicen, del verbo decir


Dice mi abuela que en unos quince millones de años se acaba el mundo. También dice que no le preocupa, que ella no estará allí para verlo. Después dice que eso no lo dice ella, que lo dice la radio. Si lo dice la radio, igual es verdad. Y a ella sigue sin preocuparle. Sólo son cosas que dicen.

(Dedicado a la libertad de expresión)

The People's Choice

¿Pero de verdad que entiendes lo que te estoy contado? ¿Estás hablando en serio? No se trata de una tontería de las mías como siempre. Es algo grande. Lo presiento. Es algo que llevas esperando mucho tiempo pero no lo sabes. Deja ya de mirar el suelo y mírame a la cara. No vale con que observes el mundo, tienes que actuar. Y tienes que hacerlo ya. Si no lo haces ahora, con veinte años más no podrás hacerlo.
Si no me escuchas con atención, te arrepentirás. Y te levantarás todos los días de tu puta cama pensando en por qué coño no me hiciste caso y te fuiste por tu lado. Es muy simple. Porque todo sucederá en uno de esos días en los que despiertas mal pero acaba con una noche de puta madre. Una noche de puta madre, ¿me oyes? Es algo más que estupendo, más que genial. Ahí te coronarás, querida. Así que préstame atención. Que la foto poco tiene que ver con el texto. Sólo quiero que me escuches. Que no llega con oírme. Después empezarás a vivir.

Recomendaciones, conclusiones y avisos

El 29 se considera final de mes. Los lunes son uno de los peores días para estudiar. Las definiciones de comunicación e información escrita son imposibles de retener en la cabeza. El chocolate todo junto empacha. Una caña es una caña y no se puede sustituir por nada. Ya no soy capaz de recortar la yema del huevo bien. Vivir sola es un aburrimiento. Un zumo de lima, naranja, pomelo y limón necesita una cucharadita de azúcar para poder beber tres vasos enteros seguidos. Ver las fotos del año pasado saca una sonrisa. Un café no es una caña, pero ambas son muy compatibles. Cuando llueve a las ocho de la mañana todo el día va a estar empochado. Las casualidades no existen. Los buses compostelanos no esperan. Bajar andando después de comer puede ser reconfortante. La espera siempre se hace eterna. Quique González hace llorar hasta al más cabezota. La terquedad es hereditaria. Cuando las cosas tienen que pasar, pasan. Todo puede tener dobles sentidos. Una conferencia sobre Israel y Palestina da lugar a muchas fotos. Las suelas de los zapatos son susceptibles de ser pintadas.

¿Punto y seguido o punto final?


Sencillamente creo que acabo de entrar en una elipsis con fundido en negro. Al principio y al final. Y ya va siendo hora de buscar esa libreta vieja con miles de palabras escritas. Para ponerles orden. Para que tengan sentido. Para vestirlas con acentos. Antes de que se muden del papel a unos cuantos píxeles. Para confundirlas, engañarlas y atraer su atención. Estoy dispuesta a coger carrerilla. Y cambiarlas por vivir

Creo que me iré a retomar esa historia que terminaba en un punto y seguido

Marabilla con b

deixar en branco a mente

por un intre

por un segundo

deses que me gustan tanto

dos que se fan eternos

cun e aberto

porta pechada

e luz ¿reflexógena? (xD)

inventando palabras

creando historias

de cabaleiros sen cabalo

e raíñas incompletas

:D