Mostrando entradas con la etiqueta Cosas de otros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cosas de otros. Mostrar todas las entradas

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Capítulo 93

De la palabra a los actos, che; en general sin verba no hay res. Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al verse. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto. Pero estoy solo en mi pieza, caigo en artilugios de escriba, las perras negras se vengan cómo pueden, me mordisquean desde abajo de la mesa. ¿Se dice abajo o debajo? Lo mismo te muerden.

Rayuela, Julio Cortázar 

martes, 4 de agosto de 2015

Lo que tarda tanto en llegar es igual que si no hubiera llegado, peor incluso, porque el cumplimiento a destiempo de lo que tanto se deseó acaba teniendo un reverso de sarcasmo. 

Plenilunio, Antonio Muñoz Molina 

viernes, 4 de octubre de 2013

Octubre y Benedetti

Hay diez centímetros de silencio
entre tus manos y mis manos
una frontera de palabras no dichas
entre tus labios y mis labios
y algo que brilla así de triste
entre tus ojos y mis ojos
claro que la soledad no viene sola.

lunes, 30 de septiembre de 2013

Life is difficult, you know. It's bloody hard telling the truth all the time. Sometimes it's impossible. And I want you to know what I'm trying. I really am. And perhaps this is not a very good time to say this, and I know you're not going to like it, but... You have to know that I am going to tell you the truth from now on. About everything. Because... if you don't tell the truth now, then later on... later on it hurts even more.

The curious incident of the dog in the night-time, Mark Haddon

martes, 25 de junio de 2013

There is nothing to writing. All you do is sit at a typewriter and bleed.
Ernest Hemingway

miércoles, 15 de mayo de 2013

God had answered my questions, cleared my doubts, restored my faith, and the world was right again. The wind vanished and the snow drifted down like hushed confetti. Grandma Bettina used to say that snowflakes were the souls in heaven returning to Earth for brief visits. I knew this was not true but it was possible, and I believed it sometimes when the whim amused me.


1933 Was a Bad Year, John Fante

sábado, 4 de mayo de 2013

And now these three remain: faith, hope and love. But the greatest of these is love.


1 Corinthians 13:13

jueves, 28 de febrero de 2013

sábado, 29 de diciembre de 2012

No sabes la de veces que me prometí que leería a Alicia

It was high time to go, for the pool was getting quite crowded with the birds and animals that had fallen into it: there were a Duck and a Dodo, a Lory and an Eaglet, and several other curious creatures. Alice led the way, and the whole party swam to the shore.


Alice's Adventures in Wonderland, Lewis Carrol

viernes, 30 de noviembre de 2012

Mañana ya va a ser uno de diciembre y me encuentro a Nabokov en una canción

No sé por qué me gustan tanto los espejos y los espejismos. Sé que a los diez años me apasionaban los trucos de magia. La magia a domicilio con sus instrumentos: el sombrero de doble fondo, la varita con la estrella, el juego de cartas que entre los dedos se metamorfosea en cabeza de cerdo. Sí, sí. Todo eso te llegaba en una gran caja de los almacenes. Peto, calle de la caravana, cerca del Circo Cíniselli, en San Petersburgo. Dentro venía un manual de magia que enseñaba cómo hacer desaparecer o cambiar una moneda entre los dedos. Yo intentaba hacer esos trucos delante de un espejo, tal como aconsejaba el manual: Ponte delante de un espejoY mi carita, pálida y seria, reflejada en el espejo, me aburría... Me ponía un antifaz negro que me daba mejor cara; pero nunca llegaba a igualar al famoso mago Mister Merlín, a quien solían invitar a las fiestas infantiles y de quien yo intentaba en vano imitar el parloteo, frívolo y engañoso, que mi manual quería que yo recitara para eclipsar mis juegos de manos. Parloteo frívolo y engañoso: he aquí una definición engañosa y frívola de mis obras literarias... Pero esos estudios de escamoteo no duraron mucho. 
Trágico es un término muy fuerte, pero hay algo trágico en el incidente que me hizo abandonar esa pasión, relegar la caja al cuarto trastero con los juguetes difuntos y los títeres rotos. Una tarde de Pascua, en la última fiesta infantil del año, no pude evitar mirar por la ranura de una puerta para ver cómo iban los preparativos que hacía el señor Merlín para su número de salón. Le vi que entreabría un secreter para meter tranquilamente, abiertamente, una flor de papel. Y la familiaridad de aquel gesto era innoble comparada con el hechizo de su arte. Yo entendía de ello, sabía qué ocultaba el frac ajado de un mago, y qué pueden hacer los magos. Ese vínculo profesional, vínculo de mala fe, me llevó a revelar a una primita mía, Mara Jevuska, en qué escondrijo hallaría la rosa que Merlín escamotearía en uno de sus trucos. En el momento crítico, la pequeña traidora, blanca y de pelo negro, señaló con el dedo el secreter, gritando: ¡Mi primo ha visto dónde la ha metido! Yo era muy joven, pero ya distinguía o creí distinguir la expresión atroz que contrajo las facciones del pobre mago. Cuento este incidente para satisfacer a mis críticos perspicaces que declaran que en mis novelas el espejo y el drama andan muy lejos. Porque debo añadir: cuando abrieron el cajón que los niños señalaban entre burlas... la flor no estaba.


Fragmento entrevista al escritor Vladimir Nabokov por Bernat Pivot en junio de 1975
Orden de desahucio en mi menor, Love of lesbian

miércoles, 31 de octubre de 2012

Eat, pray, love

He was playing a character I had invented, which is somewhat telling. In desperate love, it's always like this, isn't it? In desperate love, we always invent the characters of our partners, demanding that they be what we need of them, and then feeling devastated when they refuse to perform the role we created in the first place.

Eat, pray, love, Elisabeth Gilbert

sábado, 29 de septiembre de 2012

Feliz otoño

¡Es tan bonito pensar que hay miles de cosas que no voy a decir! No es que no pueda decirlas, si no que me las guardo para mí. las guardo para mí porque me hacen falta, porque ha llegado el otoño de repente y parece que hay colores que no van a cambiar nunca de tonalidad.
Cada vez que dudas un minuto parecemos dos chavales de instituto.


martes, 4 de septiembre de 2012

Feliz 4 de septiembre

Tumbada allí, pienso que debo dar las gracias a la gravedad, debo dar gracias porque ha pasado un año y el planeta no se ha desviado de su órbita vacilante. Por lo menos nos mantenemos el uno junto al otro, pegados al suelo.

(Baile en familia, David Leavitt)

viernes, 6 de julio de 2012

Noche de julio, aprieto los dientes

Si me diese por pensar en qué más dará lo que ha pasado en los últimos años y me pusiese a contar cuántas veces nos hemos tenido que quitar el pijama, me darían más de mil o dos mil, no lo sé todavía y en realidad da igual. Porque los últimos años han sido todo un éxito, de masas, rotundo, pero como buen éxito siempre se nos escapa. Y es esa búsqueda la que tenemos que mantener, nada de vasos ni besos vacíos, nada de versos que no riman, camisas sin planchar.
Ay amor, no puedo dejar de escribir y no puedo decirte el número exacto. No es que no te lo vaya a decir, es que no lo sé y tampoco es relevante. Como no son relevantes tantas otras muchas cosas que a veces me van matando poco a poco por dentro y yo, en vez de ir muriendo, rompo toda esta maldita empatía y la amenazo con irme lejos. Pero no hay amenazas que valgan, lo malo de romper lo que está por dentro es que sigue entero siempre. Y ahora los días quieren ser más cortos, me duele al beber agua y nunca es suficiente, nunca está de más. Recuerda: sin paraíso no hay palmeras. Las palmeras nos esperan en ese trozo de tierra que se ve a lo lejos, al otro lado del mar.


La luna en un rincón
te has convertido en mi nación
y yo eclipsado soy un faro a pleno sol
que envidia la humanidad
si al apagar sus luces
se prende mi ansiedad.

sábado, 26 de mayo de 2012


Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.


Aristóteles

martes, 8 de mayo de 2012

Nosotros, primera persona del plural

Al usar el pronombre «nosotros» ponemos a dos personas detrás de una acción común, casi como si se tratara de un solo ser compuesto. En muchas lenguas se emplea un pronombre específico cuando se trata de dos -y sólo dos- personas. Ese pronombre se denomina dualis, o dual, que significa «lo que es compartido por dos». Me parece un pronombre muy útil, porque a veces no se es uno ni muchos. Se es «nosotros dos», como si ese nosotros no pudiera partirse.

(La joven de las naranjas, Jostein Gaarder)

sábado, 24 de marzo de 2012

Y ¿cómo sabes tú que yo estoy loca?, le preguntó Alicia. Has de estarlo a la fuerza, le contestó el Gato, de lo contrario no habrías venido aquí

Alicia en el País de las Maravillas
Lewis Carroll

lunes, 19 de marzo de 2012

(No) fue capaz de llegarme al corazón

Años más tarde, siendo un adolescente, lo llevaron a un hospital psiquiátrico. Se movía como una grúa, hacía ruidos como una grúa y, aunque los médicos le enseñaron muchos dibujos y juguetes, sólo respondió a los dibujos de grúas y sólo jugaba con los juguetes de grúas. Sólo las grúas lo hacían feliz. Por ello recibió el nombre de el niño grúa. La pregunta que, leyendo el artículo, le vino a la mente fue ¿A qué suena todo esto? ¿A qué se parece? Ese lenguaje pertenecía exclusivamente al Michel y, con él, se perdió para siempre. Qué maravillosas, qué imponentes debieron parecerle esas grúas en comparación con las pequeñas y torpes criaturas que lo rodeaban. Todo el mundo, a su manera, pensó Jerene, encuentra lo que debe amar y lo ama. La ventana se convierte en espejo, sea lo que sea aquello que amamos, en eso nos convertimos nosotros.

El lenguaje perdido de las grúas
David Leavitt

domingo, 4 de marzo de 2012

Antes las distancias eran mayores porque el espacio se mide por el tiempo


 Jorge Luis Borges