martes, 21 de enero de 2014

Ya es 2014

Es ya 2014, por fin, y si no fuera porque mis pies permanecen congelados, hasta parece que ya ni siquiera es invierno. No tengo ni que corregirme ni llorar.