martes, 24 de diciembre de 2013

Veinticuatro

Puedo pensar, y sentir envidia, y destrozarlo todo y volver a empezar. Y ojalá que haya palomitas de colores. Y ojalá un vestido y una camisa, a la vez, si es que entiendes qué significa. Y tú, querido lector, ojalá no encuentres nunca todo el sentido que llevo dentro porque eso significará que me conoces demasiado y no sé hasta dónde me va a gustar.

No hay comentarios: