viernes, 29 de noviembre de 2013

Cien, mil o noviembre

Por poder, podría contar, desde el uno hasta cien, o hasta mil incluso. Podría contar todas las veces que me equivoqué, con números o con palabras, depende de qué prefieras. O del tiempo que tengas. O del tiempo que tenga. O qué sé yo. 
Podría contar también las cosas que duelen. Con números, con letras y, si me apuras, con el dedo índice, porque nunca me fiaré de la gente que señala con el corazón. 
Podría contar tantas y tantas cosas, que se me olvidaría contar que se acaba noviembre, que siempre fue un mes gris y ahora gracias a él veo todos los días el mar. Y además de contar, podría pedir. Pedir por favor que no me dejéis estar sin dormir, que no me dejéis volar por el frío, que no me dejéis alejarme del mar. Nunca.

No hay comentarios: