jueves, 31 de octubre de 2013

Podría ser realista

Podría ser realista y pensar que no vale la pena poner el despertador si no es para que entre todo el aire que me rodea, haya algo que me dé calor. Algo que me corrija las tildes que se me escapan sin querer por todos estos años que pensé muy poco y a la vez demasiado. Y ya no hablemos de escribir. Podría ser realista y pensar que hay demasiado ruido y muy poca justicia. Pero para qué, si no van a callarse por si solos y yo no puedo hacerlo. También podría ser realista y, así, agarrarme bien fuerte a un cojín, porque vaya donde vaya, dudo que quede alguno libre si es que hay. El cojín me mantiene en posición horizontal y pegada al suelo, sin tener nada que ver con kilómetros, aviones y cruzar el mar. Por eso podría ser realista.
Ciertamente sí, podría ser realista. 
Podría.

No hay comentarios: