domingo, 29 de septiembre de 2013

Ya no es 2010

Sé que un día voy a echar a correr. Antes de eso, tengo que solucionar dos problemas. El primero es que no ha dejado de llover y yo no puedo controlarlo. El segundo es que no sé viajar ligera de equipaje. Me pesa el corazón, ya no me cabe en las manos. Me pesan todas las preguntas y el aire que respiro. Me pesan, y lo que es peor, no me caben en la maleta.

No hay comentarios: