miércoles, 25 de septiembre de 2013

Vuelve a llover

Vuelve a llover y soy feliz pensando que mañana por la mañana todo olerá a fresco y nuevo porque el agua se apropió de todo. Vuelve a llover y a ratos pienso en la capital francesa, a la que prometí que algún día iría, pero no sola. Porque he cogido demasiados aviones sola. Y demasiados trenes. Y demasiados sellos, demasiados veranos, demasiado tiempo. 
Vuelve a llover y yo sigo aquí, hablando del tiempo. Hablo del tiempo en el ascensor, en tu mente, al doblar la esquina. Hablo del tiempo por no hablar de mí, porque el tiempo sabe si debe cambiar, si es hora de ponerse zapatos negros y si hay que estar en silencio. Y es que el tiempo tiene más significados que los que yo puedo alcanzar a aspirar. 

No hay comentarios: