jueves, 12 de septiembre de 2013

Recordar. Del latín, recordāri

Es curioso. Soy un animal que se alimenta de recuerdos. Los recuerdos me han mantenido viva todos estos años, porque si no, no habría escrito tanto. Y ahora, no me valen. No me valen los recuerdos porque no son suficiente. No me llega toda la lluvia que está por venir para decir todo lo que tendría que decir. Porque queda todo un otoño por delante y muchas palabras que no aguantan dentro de mí. Así que me queda mucho por decir. No aquí, si no fuera. Justo en donde se forman los recuerdos.

No hay comentarios: