domingo, 15 de septiembre de 2013

Querido septiembre

No sé cómo voy a decirte esto. No como, no duermo, no sé. Y cada día te me haces más cuesta arriba, se me pasan lentos los días. Intuyo que el otoño va a llegar un poco antes de lo habitual y no me gusta, porque otoño significa noviembre y no puedo vivir en un noviembre eterno. No sé cómo te llevas con ese mes, yo me enemisté con él hace años y supongo que de por vida.
Ahora solamente puedo parafraseaste y decir que las cosas tienen que durar, así es como lo espero. Pero basta ya de esperar, de mentir, de dolor de estómago, de dolor de corazón. 

No hay comentarios: