miércoles, 4 de septiembre de 2013

Cuatro de septiembre

Nosotros dos, del ochenta y muchos. El coche, del noventa y algo. Y por el resto, el mar infinito a un lado, no sé cuándo se inventaron los bancos de madera y por algo a esta ciudad la llamaron de cristal.
Bastó para empezar, para seguir y para celebrar.
Hoy es cuatro, de septiembre. Cuatro, de quererse.

No hay comentarios: