domingo, 15 de julio de 2012

Billete de cincuenta, desfile de carnaval

Empiezo a pensar que si dejo de preocuparme, el hueco de la cama que queda libre entre los dos moriría para siempre. No sería malo si no fuese porque prometí, sabiendo que todas mis promesas son mentiras, que saldríamos ilesos.


No hay comentarios: