sábado, 12 de mayo de 2012

Manzanas, manzanas, manzanas

Ya ves, deja de llover y el mundo tal y como lo conocemos, se revoluciona. Pintan las paredes y gritan, gritan mucho para no decirme nada, para no decirte nada, para no dejarnos hablar. No me he ido a ninguna parte, pero una sola ventana me basta para que me parezca mal que desobedezcas la única condición que realmente no te llegué a poner. Lo que sólo se piensa nunca se llega realmente a decir. Se ha puesto de moda entre nosotros dos ser tonto delante del espejo. No basta, no me basta nunca. Nada. Y de repente, es cuando me preguntan ¿Profesión? Periodista. ¡Qué valiente! Ya ves, algunos quedamos todavía.

No hay comentarios: