martes, 27 de marzo de 2012

Martes. Después del lunes

Me pica por fuera, pero lo peor de todo es que pica por dentro. No son los caramelos de mora, masticables, ni el chocolate negro. No. Es todo mi egoísmo, las horas que desperdiciamos riendo, todo el jabón que me entra en los ojos. No es alergia, es egoísmo. Acuérdate bien. Es toda esta maldita intensidad, hambrienta, furiosa, que está a punto de reventar, pero no sé si llegaremos a tiempo.

sábado, 24 de marzo de 2012

Y ¿cómo sabes tú que yo estoy loca?, le preguntó Alicia. Has de estarlo a la fuerza, le contestó el Gato, de lo contrario no habrías venido aquí

Alicia en el País de las Maravillas
Lewis Carroll

miércoles, 21 de marzo de 2012

Primavera

Ella, como pronombre, no como primavera, se pasó las tardes de invierno pensando en el final de febrero, en las tardes de abril y la alergia que tiene al cambio de estación. Le pidió muchas veces al invierno que se fuera, que ya estaba bien de tanto frío, de tanto esconderse, de tanto pasar las horas, entre letras, entre lluvia, entre días que se van sin más.
Egoísta, le gritó la primavera, me suplicaste que viniese y ahora estás triste. Permíteme que haga una corrección: las personas no están tristes, las personas son tristes. Y muchos pronombres no saben diferenciar entre el verbo ser y estar.

martes, 20 de marzo de 2012
















Sonaban trompetas infernales, como si fuésemos a morir. Déjame equivocarme, le dije, déjame equivocarme, porque es, para su suerte y mi desgracia,  lo que mejor se me da, es lo que mejor sé hacer.

lunes, 19 de marzo de 2012

(No) fue capaz de llegarme al corazón

Años más tarde, siendo un adolescente, lo llevaron a un hospital psiquiátrico. Se movía como una grúa, hacía ruidos como una grúa y, aunque los médicos le enseñaron muchos dibujos y juguetes, sólo respondió a los dibujos de grúas y sólo jugaba con los juguetes de grúas. Sólo las grúas lo hacían feliz. Por ello recibió el nombre de el niño grúa. La pregunta que, leyendo el artículo, le vino a la mente fue ¿A qué suena todo esto? ¿A qué se parece? Ese lenguaje pertenecía exclusivamente al Michel y, con él, se perdió para siempre. Qué maravillosas, qué imponentes debieron parecerle esas grúas en comparación con las pequeñas y torpes criaturas que lo rodeaban. Todo el mundo, a su manera, pensó Jerene, encuentra lo que debe amar y lo ama. La ventana se convierte en espejo, sea lo que sea aquello que amamos, en eso nos convertimos nosotros.

El lenguaje perdido de las grúas
David Leavitt

domingo, 18 de marzo de 2012

Es domingo y llueve

Es domingo y llueve, después de mucho tiempo sin llover en todos los sentidos. Es casi primavera, pero no lo parece porque nos gusta morder las palabras que tienen más de un significado. Y aún así, es tiempo de quererse, porque siempre es tiempo de quererse, porque para maldades ya basta con las balas que apuntan sin querer al corazón.
No tengo recuerdos de aquel viaje, ahora me quedan las mentiras, lo que nunca confesé y no saber qué hora es.

viernes, 16 de marzo de 2012

(Y me dices) adiós, corazón

Iba ya tocando eso de volver a hacer cuentas y malabarismos con las horas y los días, hay lugares en el calendario en los que ciertos momentos no pueden ser. No hay nada (con) que conectar, pero sí mucho que recibir y decir adiós nunca (me) fue tan fácil.

Hay ciertas sugerencias que sí deben hacerse. Pero no sé qué sabes tú que yo no sé.
O que sí sé pero no alcanzo a ¿ver?


 

jueves, 15 de marzo de 2012

Silvia

Hay pocas mujeres en el mundo que sean realmente especiales. De esas, sólo a una le he pedido semana sí y semana también que duerma conmigo, porque quiero bailar en la cama al despertar.
Felices 23, rubia.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Deprisa

Me tengo que preocupar porque es mi forma natural de hacer las cosas. Créeme, si dejo de preocuparme entonces es que es hora de dejarme volar, aunque me quede sin aliento.

viernes, 9 de marzo de 2012

domingo, 4 de marzo de 2012

Antes las distancias eran mayores porque el espacio se mide por el tiempo


 Jorge Luis Borges