jueves, 12 de enero de 2012

Enero

Podría ser más joven todavía si mi ojo derecho no tuviese la manía de arrugarse. Por lo demás, me gusta esa silla. De diez a once hace sol. A las doce vienes tú y a las tres es hora de comer. El resto lleva limón y miel. Y unas gotitas de pomelo. Algunos pecan de soberbia, pero es otro cantar, esta noche no. Al menos aquí, no.

No hay comentarios: