sábado, 26 de noviembre de 2011

Berlín también era una fiesta

De seguir así no vamos a llegar nunca a ninguna parte. La vida me espera en Buenos Aires, no llevo los labios pintados.
Y un pequeño dinosaurio. Y no voy a decir que hoy hace sol.

No hay comentarios: