sábado, 28 de mayo de 2011

Sin título

Mira, mira, ya no queda nada, ni versos de hojalata, ni ventanas que mirar. Mi corazón ya no descansa, no llores más por mi. Bajé las escaleras, oh vaya, qué sorpresa. Miles de papeles contra el folio en blanco. Ya cobran por todo, a dónde vamos a llegar. Dos euros, tres días. Sesenta y cinco no tendría que estar mal. Yo no quiero que rime, me conformo con que salga, que a la vuelta de la esquina tienen flores de colores y niños sin piedad.

viernes, 27 de mayo de 2011

domingo, 8 de mayo de 2011

Efectivamente

1. adv. m. Real y verdaderamente.

2. Yo también, pero hay gente delante.

viernes, 6 de mayo de 2011

Malditos

No puedo evitar pensar qué pasaría si sus ojos en lugar de ser marrones, hubiesen sido de otro color. No se ha ido de mi cabeza el tiempo en el que todos los corazones eran de juguete. Y menos si los pronombres antiguos se sientan a mi lado. Me muerdo la lengua un momento y sigo diciendo que el mundo no puede seguir así, en este absurdo. Este absurdo que empezamos hace años y no hay vuelta atrás. Está todo hablado, está todo pagado, no me importa confesar(te)lo. Todo se pierde con el tiempo. Queda todavía mucha comida en la nevera. Van a dar las doce y media. Será que hay cosas que todavía no puedo decir con palabras. Malditas palabras. Malditas cosas. Malditos pronombres. Malditos.

domingo, 1 de mayo de 2011

Mayo

Hoy es un bonito día para decir eso de que quién me ha robado el mes de abril, que no me gustan las flores, pero sí me gustan los colores. Que me he quedado sin tinta, a pesar de mi empeño en tener repuesto para todo. Que la luz se está apagando, que se funde esta bombilla. Que me quedan muchas páginas hasta el final, no son demasiadas, pero cansan. Que ya no hace frío entre tú y yo, que no te pongas el collar de conchas, que debería marcar más cruces en el calendario.