miércoles, 27 de octubre de 2010

97% de cacao

Buenas noches, monito blanco, ¿cómo está usted? Yo no voy a volver. Dormir me cuesta diez euros. Cada noche. Pero ya no se me caen los trozos de pimiento cuando los echo a la sartén. No, no voy a volver. Y lo que no me sé aun, en estos quince minutos no me lo voy a aprender. Yo no quería contarte nada. Ni cantarte canciones de amor, ni comer yogures de manzana, ni nada. Había niñas en el parque, de estas niñas rubias del catálogo del corte inglés. Yo lo hago y a ellas no les parece mal. No miro hacia detrás, me duele el cuello de llevar una bufanda. Por la mañana hace mucho frío, y si no la llevo me acatarro. Y el jueves pasado nos fuimos a emborrachar después de cenar pescado. Mi trozo no tenía espinas. El huracán se las llevó, y este juego, este juego lo empezaste tú.

No hay comentarios: