jueves, 1 de abril de 2010

Dos por cuatro, igual a siete


Alguien me quiere robar el mes de abril, como a los poetas que un buen día se convirtieron en cantantes, de voz rota y guitarra española. Este abril viene lleno de primavera. De días, de risas y canciones. De lluvia de madrugada y de mayúscula al principio de los nombres propios. Con esto de adelantar las horas, las tardes se me hacen eternas. El sol se atreve a entrar por la ventana y se me pasan las horas sin darme cuenta. Parece que la noche no quiere llegar nunca. Pero aquí está. Y la recibo en la misma posición de siempre. Sentada. Y cansada de la vida y de dormir por las mañanas. Cansada de esperar y de tachar días en el calendario. Cansada de estar lejos.

3 comentarios:

Adrián C. dijo...

Yo también estoy cansado de estar lejos. Y de más cosas.

Ruth dijo...

Creo que es este maldito 2010 que nos pesa demasiado

Óscar dijo...

Piensa que C. y mimi se sienten igual o peor.. jajaja

Por cierto, ¿Algún día me explicarás por qué solo te tengo a ti de seguidora en el blog y todo el mundo tiene un montón?
¿Por qué le caigo mal a la gente? jaja