jueves, 12 de noviembre de 2009

Setenta y uno

Me he aficionado al muesli con pepitas de chocolate. No sé si es bueno o malo, aunque es probable que los botones de mis pantalones se resientan alguna mañana que otra. Por lo demás, sigue lloviendo y lloviendo y lloviendo cada vez más. No puedo ver cine en versión original, no tengo dinero, me lo gasté en engañarle para que diera cuatro besos. Y ahora me tengo que aguantar. Por lo demás, se me olvidó la letra eñe. Las cartas de amor con caligrafía de niños de parvulario que recibo de vez en cuando en clase, nunca la incluyen y no sé qué decir. No me gusta poner una coma entre el sujeto y el predicado, porque de pequeña pensaba que estaban hechos el uno para el otro y tenía que ser así. Porque ese era el plan. El plan también incluía beber el desayuno en una taza mal escrita, pero no me sobran. Se me rompió una y no encuentro una igual a la que tengo. Malditas! Nunca es tarde para terminar el aire que va quedando y yo uno palabras y palabras que no quieren decir nada y no tienen relación. Y así salen los textos.
Me quedan cinco minutos, cuatro ideas, tres esfuerzos y dos días.
Y ya está.

2 comentarios:

notengoremedio dijo...

El muesli tampoco se puede tomar en invierno cuando llueve. Como la ensalada.

Es un desayuno (o merienda) para esas mañanas de un Sol cegador que te pone de buen humor, y te animas a empezar ese régimen que olvidarás a media mañana. ;)

sgdfgsghdrhst dijo...

guapa.