viernes, 20 de noviembre de 2009

De aquí al siete de diciembre aun quedan muchas mañanas para comer cereales.
Y a mí no me importa esperar.