martes, 15 de septiembre de 2009



Nunca había tenido los labios tan negros ni los oídos tan llenos de rock and roll.

No hay comentarios: