domingo, 24 de agosto de 2008

Matrimonio a gananciales


Que vayas, vuelvas o te quedes aquí es todo tres cuartos de lo mismo. Me acuerdo de ti. Lo empiezo, lo dejo, lo retomo, lo doy por terminado. Pienso. Pierdo el tiempo. Reviento. Lo rompo por dentro. Le canto canciones al aire y al viento. Me vuelvo a perder entre calles mojadas. Repetimos la toma que ésta ha salido mal. Se hace de noche. Me pongo el abrigo, que hace frío. Vienes. Te vas. Es todo igual. ¿Así esperas que escriba canciones de amor? Pasan las horas y sigo sola por dentro. El resto de gente no sabe tu nombre. Así cualquiera se esconde. Elijo. Decido. Y al final me quedo con la luna, que en la noche más oscura siempre hace compañía. Todo tuyo el sol, que se esconde tras las nubes. Hoy parece que va a llover.

No hay comentarios: