domingo, 24 de agosto de 2008

Él y ella

A pesar de que arde en deseos de que sus sueños más inconfesables los protagonice un ella, hay un él. Si, hay un él. Es el que se empeña en revolver sus sábanas cada día y dejar la cama hecha un desastre. Que hace que todas, absolutamente todas las noches, se acuerde de él antes de dormir y por la mañana, al levantarse. Eso, suponiendo que duerma y no se pase las horas mirando al techo en la oscuridad. Le hace pensar en canciones en inglés, le escribe cartas de amor en viñetas y nunca se va hasta que abre los ojos del todo para demostrarle que sigue despierta.

Hay un él y él lo sabe. Yo hago como que no sé que lo sabe. Y así le dedico versos y canciones a ella. Y a él, si se da el caso

No hay comentarios: