domingo, 24 de agosto de 2008

Amoríos

Pensaba que ella ya no me amaba. Pero su amor era tan largo como su pelo, tan largo como las bolas de su collar. Tan largo como el infinito, que nunca tiene fin. El amor de una mujer nunca tiene fin.

No hay comentarios: